SANTA COMBA DE BANDE, templo monacal prerrománico. Orense

Santa Comba de Bande  templo monacal visigodo construido en el siglo VII fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1923 .Está situado en Bande, en la provincia de Orense.

Santa Comba

Monumento Nacional desde 1921.

Localización: Bande, Orense

Coordenadas:  41º 58´ 24” N     y      8º 00´ 04” O

Carretera:   OU-540

carpas arconovo st mapa 3        carpas arconovo st mapa 2

carpas arconovo st mapa 1

carpas arconovo st iglesia

bande_planta1

La iglesia de Santa Comba se encuentra en el pueblo del mismo nombre, escondida en el interior de la villa, entre casas de piedra que la circundan y rodeada por un muro de granito. En el exterior, adosada al muro, se encuentra una fuente fabricada con la misma roca. 

Se trata de un pequeño monasterio de origen visigodo  del siglo VII.

Su primer nombre conocido es el de iglesia de San Trocado (San Torcuato) ya que los restos del santo fueron trasladados hasta este monasterio desde Guadix al producirse la invasión árabe, donde se custodiaron hasta el año 1601, momento en que fueron trasladados al Monasterio de Celanova.

A continuación dejo la descripción de la iglesia encontrada en la página de SpanishArt que me ha parecido la mas completa de cuantas he leído.

Me queda añadir que dentro del templo hay una pila bautismal cuya base es un miliario romano perteneciente a la Vía Nova, un ara romana utilizada como altar hasta nuestros días y un sarcófago medieval de mármol donde se guardaron los restos de San Torcuato hasta su traslado a Celanova.

 

FOTOS  del  EXTERIOR

FOTOS  en el  INTERIOR

OTROS  ELEMENTOS

 

Texto : SpanishArt.com – Fotos: Gal-Jones

Originalmente se edificó como parte de un monasterio situado a orillas del río Limia. Durante muchos años, se utilizó también como albergue de peregrinos. La curiosa distribución de las distintas dependencias, que posteriormente describiremos, así lo indica.

1º.- La planta en su diseño original, era de cruz latina con añadidos a los extremos de la nave, un pórtico y un ábside. Las posteriores modificaciones la convirtieron en planta de cruz griega inscrita en un rectángulo, muy compartimentada, típicamente visigoda. Las medidas aproximadas de este rectángulo son 18 m. por 12 m.

bande_planta2                        bande_planta3                        bande_planta4

  Evolución de la Planta de Santa Comba de Bande: 1º- Diseño original S.VI – S.VII – Modificaciones S.VII-S.IX          3º- Situación actual.
 

Estas transformaciones, fueron realizadas desde el s.VII al S.X para adaptarla a sus nuevas funciones, además de la de culto: de albergue y de monasterio. Se varió su fábrica, decoración y traza original, añadiéndose seis dependencias laterales, de las cuales, solo nos queda una.
Por lo tanto, es interesante resaltar que el diseño definitivo de la planta (cruz griega inscrita en un rectángulo), es producto de una evolución.

2º.- Exteriormente, podemos ver una pequeña iglesia con un cimborrio a cuatro aguas, con ábside plano y crucero. En su cabecera este pequeño pórtico de construcción posterior (s.XVII), pero bien conjuntado. Las medidas y fábrica de este pórtico indican que es una reconstrucción del original. Se diferencia en que está coronado con una espadaña (campanas para la llamada al culto) y que la cubierta original era a dos aguas no a una como es ahora.

sss4                                  sz1

carpas arconovo st2También destaca una estancia lateral, la única que nos queda de las seis originales, que rompe la simetría del conjunto.

Tiene dos accesos, una puerta a los pies, por el mencionado pórtico, y otra lateral sur de la nave, detrás del crucero.

Su fábrica es de grandes sillares de granito, algo toscos, con hileras desiguales. Esta forma constructiva produce unos edificios muy sólidos, un motivo más que ha favorecido su conservación.

La cubierta, de fábrica de ladrillo romano, es de medio cañón peraltado, a excepción del cimborrio, que tiene bóveda de arista capialzada. Al realizarse con ladrillo evitó un excesivo peso en los muros. Las estancias laterales, se cubrieron con madera.

El tejado actual es teja, solo nos queda un pequeña parte de la nave, la inmediatamente situada detrás del pórtico y antes del cimborrio, cubierta de losas, su estado original. No tiene alero, está ajustado al límite de los muros.

carpas arconovo st iglesia 2       carpas arconovo st 7

3º.- En el interior, desde la cabecera a los pies podemos ver:

3-1.- El ábside, saliente en planta, es cuadrado -4 m. por lado-, cubierto por una bóveda de cañón con fábrica de ladrillo romano. El muro testero tiene un vano con arco de medio punto. Actualmente está tapiado en sus dos tercios inferiores con una losa, mientras que, el tercio superior tiene una celosía compuesta de semicircunferencias contrapeadas. Circundando este vano hasta su mitad, y continuando horizontalmente por los tres muros del ábside, aparece una orla tallada a bisel de modo visigótico, en la que se aprecian flores, racimos de uvas, hojas…

carpas arconovo st int.0          carpas arconovo st celosia

Tanto en este muro testero, como en la bóveda, se puede contemplar curiosas pinturas tardo medievales. carpas arconovo st 8comA los lados del vano, se representa la anunciación, presidida por el Espíritu Santo sobre el arco. En la bóveda, el Dios todopoderoso sujeta a Jesucristo crucificado, sobre un cielo estrellado. En las esquinas aparecen los símbolos de los cuatro evangelistas. Sobre el arco de herradura se representa al universo estrellado, presidido por el sol y la luna, y enmarcado por una orla de vegetales.

Se accede a él desde la nave central por un arco de toral de herradura -prolongado en 2/7 del radio-, sin dovela clave, apoyado en impostas sobre cuatro columnas exentas -dos por lado-. Estas columnas están rematadas con capiteles corintios sobre collarines, de distintas dimensiones, dos de ellos romanos reutilizados y otros dos imitaciones visigóticas. Sobre las dovelas del arco, en el muro frontal de la nave, se puede observar una ventana y bajo ella, y en el mismo vano, un acceso a una cámara oculta de incierto cometido. Posiblemente creada para guardar objetos de culto o de valor.

3-2.- Los brazos del crucero, de casi 12 m., se cubren con una bóveda de cañón también realizada en ladrillo. En su centro y sobre cuatro arcos de herradura de piedra, se sitúa su personalísimo cimborio con vertiente exterior a cuatro aguas.

carpas arconovo st4 comcarpas arconovo st3com

Este cimborrio, de altura casi doble que su anchura, tiene en sus muros cuatro vanos -hoy tres, ya que una está tapiado-, que corresponden cada una de sus lados. Son ventanas abocinadas, con arco casi de herradura y de ladrillo. Bajo ellas hay banda decorada en forma de soga. Está cubierta por una bóveda arista capialzada de fábrica de grandes ladrillos, que arranca de las semicircunferencias que rematan los muros.

carpas arconovo st int.3        sz20

Los cuatro arcos de herradura que lo sujetan, caen directamente en los muros sobre repisas decoradas y están dispuestos de tal manera, que la línea de dovelas exterior es tangente a los muros. Solo dos de ellos están completos, ya que los otros dos arrancan de aquellos. Así los bordes de los arcos coinciden dos a dos formando una arista que es el inicio de los muros de la nave central y del crucero.

Realmente el cimborrio es el elemento fundamental del diseño en planta de la iglesia, es el centro desde el que se plantean sucesivas circunferencias de diámetro múltiplo de 80 cm. -unidad habitual de la época-, donde se sitúan los vértices de las distintas dependencias.

3-3.- La nave general es estrecha, cubierta con bóveda de cañón y fábrica de ladrillos. En su lado sur, cerca del ábside, se abre una puerta adintelada al exterior, antiguo acceso a una de las sala laterales desaparecidas.

3-4.- A los lados de la nave central, antes y después del crucero, se situaban las ya comentadas dependencias, que conformaron la estructura rectangular de la planta. Hoy, solo nos queda una de ellas. Empezando desde el ábside describimos estas salas:

Al norte, alineada con el crucero y el ábside, está la única que hoy sigue en pie. Es una dependencia cuadrada que conformaba con otra simétrica -desaparecida-, situada al sur el “Diaconium” -vestuario de los frailes- y “Prothesis” -donde se preparaba el pan necesario para la eucaristía-. Actualmente, la sala es una capilla. De fábrica distinta a la original, confirma que se diseño posteriormente para amoldarse a la evolución de los ritos cristianos.

Inmediatamente después del crucero y antes del pórtico existían otras dos habitaciones simétricas a la nave central y con acceso a los brazos del crucero. Posiblemente fuesen “ergastulae” o habitáculos para monjes.

Por último, a los lados del pórtico, con acceso desde él, y pegadas a las mencionadas “ergastulae” se encontraban otras dos salas similares que servían de albergue a los peregrinos y caminantes.

 3-5.- En el extremo oeste de la nave central, se abre la puerta principal, bajo el pórtico. En su interior podemos observar que, de los tres vanos que originalmente tenía -uno de acceso a la iglesia y los otros a las salas laterales hoy desaparecidas-, el situado al sur, está tapiado. Precisamente en este lugar, en su parte más elevada y sobre un escudo, aparece esta inscripción:

“ESTA CAPILLA FVNDO Y DOTO GASPAR RODRIGUES DE ARVO I ABBAD DE SANTA COMBA ANNO”

sss6

Santa Comba de Bande (Orense). Arquitectura y documentación escrita

LUIS CABALLERO, FERNANDO ARCE, M.ª DE LOS ÁNGELES UTRERO                       img129
Unidad Asociada CSIC/Universidad del País Vasco. Grupo de Arqueología
Tardoantigua y Medieval. Arqueología de la Arquitectura (GATMAA)
 http://digital.csic.es/bitstream/10261/13904/1/26.pdf

 Resumen

La aplicación del método estratigráfico al estudio de la arquitectura está suponiendo, en no pocos casos, entrar en conflicto con las ideas tradicionales vigentes en cada caso. Santa Comba de Bande es un ejemplo de ello. La lectura acrítica de un documento procedente del cercano monasterio de Celanova sirvió en su momento para trazar un guión sobre el origen y evolución del templo que ha marcado profundamente los diferentes acercamientos al edifico a lo largo de más de un siglo de investigación. Los resultados del análisis de paramentos evidencian una serie de contradicciones entre la noticia textual y la realidad material que obligan a relativizar el valor del documento en cuestión como fuente de información fidedigna así como evidenciar los peligros que entraña, en la interpretación arqueológica, partir de ideas apriorísticas.

img133                                       img131

 La historia constructiva de Santa Comba de Bande se ha explicado tradicionalmente gracias a la información ofrecida por un documento escrito. Según el atractivo guión de img132este texto, redactado en la primera mitad del siglo XVII y que recoge e interpreta diversas informaciones antiguas, la iglesia de Santa Comba es de origen visigodo, se abandona como consecuencia del «cataclismo» islámico y se repara por personajes relacionados con el poder asturiano dos centurias después.

Este guión fue asumido sin fisuras por los estudiosos, haciendo de la iglesia un modelo de la edilicia visigoda definido por el aparejo de sillería, el abovedamiento completo, la planta cruciforme rodeada de habitaciones, la decoración escultórica y el arco de herradura en la entrada del ábside. Trabajos como los de Camps (1963 (1935): 589-98) o Schlunk (1947: 285-89) venían a confirmar estos caracteres pertenecientes al periodo visigodo. Solamente la opinión de Puig (1961: 137) y Camón (1963: 214) se desmarcan de la teoría consensuada criticando el valor cronológico del documento escrito y situando la iglesia a finales del siglo IX y principios del X.

Dentro de la teoría tradicional, cuando se hallaron contradicciones, se pretendieron explicar acomodándose a este guión. De esta manera, se intentó demostrar la reparación del edificio que citaba el documento apoyándose en los argumentos tipológicos que consideran las bóvedas de ladrillo y una pareja de los capiteles de la embocadura del ábside propios del siglo IX. Palol (1968) considera que el friso y, consecuentemente, las bóvedas serían mozárabes.

En la misma línea, debemos situar los estudios de Núñez (1978: 86ss), Kingsley (1980: 183ss) y Caballero (1980; 1991). Los dos últimos, con diferentes argumentos, encuentran la restauración del documento en la sustitución de un supuesto ábside anterior por el actual.

 EL EDIFICIO ORIGINAL: UNIDAD DE LOS ALZADOS Y PLANTA EN CRUZ EXENTA

El análisis estratigráfico de la iglesia fue solicitado por los arquitectos, dada su importancia y singularidad, y motivado por la restauración de sus cubiertas. Una vez realizada la fotogrametría detallada del edificio, se procedió a la lectura de paramentos. Desde el punto de vista histórico, la principal pregunta a resolver era si había dos edificios altomedievales, como se ha justificado hasta ahora con la documentación escrita, o si había una única iglesia original.

Etapa I. Iglesia original.

La estratigrafía descubre que la fábrica original se conserva en gran parte desde los cimientos a las bóvedas y desde el ábside hasta el porche. No se reconocen soluciones de continuidad ni entre el ábside y el anteábside, ni entre los muros de sillería y las bóvedas de ladrillo.

Aunque posteriormente se acometió la reconstrucción de diferentes partes de los lienzos exteriores de los muros derruidos a causa del empuje de las bóvedas, como de las hojas exteriores de las naves del crucero y de la nave de los pies, y se realizaron varios añadidos, como las estancias en las esquinas entre las naves, todas estas actuaciones no afectaron sustancialmente al aspecto original de la iglesia. El uso ininterrumpido no alteró ni la planta ni el alzado de la construcción.

La propuesta de dos iglesias altomedievales consecutivas, se ve además discutida por otros resultados importantes.

La lectura demuestra que el ábside y el anteábside son coetáneos, como indican la unidad de aparejo, la ausencia de cortes y los enjarjes interiores de los muros mediante sillares doblados. Por otro lado, las habitaciones laterales delanteras parecen corresponder a un segundo momento, como demuestran los mechinales tallados irregular y posteriormente en el muro sur del anteábside y la ausencia de una cubierta abovedada, y el porche es de época original, coincidiendo los cimientos con los del actual, rehecho en un momento posterior. Obtendríamos así una planta cruciforme exenta con porche.

 Etapa II. Época alto medieval.

Primera ruina y habitaciones delanteras. La ruina de la primera iglesia obliga a reconstruir el testero de la nave norte, hecho que facilita el enjarje de la habitación lateral delantera. La secuencia pudo ser similar en el lado sur. En este momento, tuvo lugar posiblemente la adición de las habitaciones traseras y la primera reconstrucción del porche. Por último, se abre un «altar nicho » en el muro oriental del crucero sur, análogo a las ventanas orientales del crucero.

 Etapas III y IV. Época medieval.

 La ausencia de los enjarjes de la habitación delantera sur en la esquina correspondiente de la nave del crucero implica que los paramentos externos de ésta se reconstruyeron posteriormente a la construcción de la habitación. Lo mismo ocurrió posiblemente en el lado norte. Esta observación también significa una nueva ruina en el edificio, que posiblemente arrastró con ella las habitaciones. Entre otras reformas efectuadas en este momento, destacamos la instalación de un sobrado en la nave norte, lo que conllevó el cierre de la puerta oeste de la nave citada. A finales de la Edad Media (Etapa IV), se colocó un coro alto a los pies, se elevó el suelo y se pintó de nuevo el interior del ábside.

 Etapa V. Época moderna.

Como reza en una inscripción, en el siglo XVII se alzó la capilla funeraria suroccidental y se construyó, consecuentemente, una nueva portada para la iglesia. La sacristía noreste también se erigió en este momento, adosándose a los paramentos restaurados en etapas anteriores.

 Etapa VI y VII.

La adición de la espadaña en el siglo XIX fuerza el corte del arco norte del porche y el adosamiento del contrafuerte de este lado para contrarresto de su peso.

En el siglo XX se acometen diferentes obras. Como atestiguan las fotografías conservadas, la capilla trasera debió demolerse a comienzos del siglo XX. Ya en la década de los treinta, el arquitecto Alejandro Ferrant lleva a cabo la restauración de la iglesia, la más determinante hasta nuestros días.

 LA ARQUEOLOGÍA EXPLICA EL GUIÓN

La iglesia original.

La lectura estratigráfica explica el guión histórico de un modo muy diferente a la teoría que sigue al pie de la letra el documento escrito. La iglesia original de Bande describe una planta cruciforme y está integrada por una fábrica unitaria que incluye muros de sillería reutilizada y bóvedas de ladrillo. Las destrucciones y restauraciones sucesivas han afectado a las hojas exteriores de los muros, pero no a las interiores, lo que ha permitido la conservación de las estructuras abovedadas. De igual manera, la escultura decorativa (impostas de las bóvedas, friso del ábside, capiteles del arco de entrada al presbiterio) fue puesta en obra al mismo tiempo. Toda ella, a excepción de dos capiteles romanos reutilizados, está hecha ex profeso para la iglesia. Litúrgicamente, los espacios se organizaban gracias a la presencia de un cancel en la embocadura del ábside pavimentado con opus signinum, el cual conserva las huellas del altar original, y una cortina que colgaba del arco oriental del crucero y que cerraba el anteábside con la ayuda de otro cancel.

Tipológicamente, los paralelos decorativos y formales de Bande son altomedievales, en concreto asturianos y mozárabes: la imposta de granito sogueada, los dos capiteles de la embocadura del ábside y las bóvedas de ladrillo, las cuales encontramos también en las iglesias cercanas de Montelios y Celanova. Junto a las herramientas tradicionales, los análisis de termoluminiscencia de los ladrillos de las bóvedas datan el material en la segunda mitad del siglo VIII. Con ello se descarta el origen romano de los ladrillos, como se había propuesto tradicionalmente, pero la fecha resultante no se ajusta ni a la propuesta de una iglesia visigoda, ni al planteamiento de una iglesia de repoblación.

 Replanteamiento de la historia de Santa Comba.

Los datos aportados por la lectura del documento material entran en contradicción con la explicación histórica generada por el documento escrito. A partir de aquí el texto deja de ser una referencia fiable para conocer el origen y evolución de la iglesia. No se puede basar la historia de Santa Comba en una información de la que no ha sido valorada ni su génesis ni su transmisión: un texto moderno elaborado para prestigiar el pasado de un monasterio en horas bajas (San Miguel de Celanova) en el que se recogen documentos posiblemente interpolados siglos atrás para dirimir disputas de propiedad sobre las posesiones adscritas a la iglesia.

La valoración del documento escrito y de los caracteres  formales, estructurales y decorativos de Bande acercan a la iglesia a una época posterior, cercana a la arquitectura asturiana del IX y descendiente del influjo oriental transmitido por el mundo omeya.

Esta entrada fue publicada en Galicia y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *