Desfiladero de Mataviejas, desde Ura a Castroceniza

Desfiladero de Mataviejas

Desde  Covarrubias  nos dirigimos al  desfiladero de La Yecla  y mas tarde al desfiladero de Mataviejas, todo esto teniendo la “base” en Santo Domingo de Silos.

Un paseo de 6 Km que empezamos y terminamos en URA . Por el camino hacia Castroceniza atravesamos el cañón labrado por el  Río Mataviejas  bajo la atenta mirada de los buitres leonados que nos vigilan desde lo alto.

 

carpas arconovo mapa URA

Desfiladero de Mataviejas, mapa 2

Texto  http://tierrasdeburgos.blogspot.com.es/2014/01/ruta-de-senderismo-desfiladero-del.html

El río Mataviejas forma entre los pequeños pueblos de Castroceniza y Ura un pequeño desfiladero que constituye uno de los parajes más escondidos e interesantes del espacio natural de los Sabinares del Arlanza. Podemos recorrerlo en una sencilla ruta (más bien un paseo) que podemos reservar para esta época invernal.

Para llegar hasta Ura desde Burgos lo mejor es tomar consecutivamente la A-1 y la N-234 en dirección a Soria. A la altura de Cuevas de San Clemente giramos hacia la carretera que se dirige a Mecerreyes y, ya en este pueblo, hacia Puentedura. Tras atravesar la carretera Covarrubias-Lerma y buena parte del pueblo; llegamos al desvío que en cuatro kilómetros nos conduce a Ura. En los últimos metros observamos ya el paisaje del desfiladero. Existe un aparcamiento para visitantes a la entrada del pueblo.

Descripción de la ruta

Tras aparcar el coche entramos en la estrecha calle principal de Ura. En la misma vemos una interesante arquitectura popular en la que dominan los típicos entramados de madera de la zona. Pasado el edificio de la junta vecinal llegamos a la altura de la última casa. El sendero del desfiladero sigue de frente, pero para hacer una ruta circular tomamos otro que asciende por el barranco de la izquierda.

Avanzando entre robustos nogales (veremos unos cuantos en la ruta de hoy) nos alejamos rápidamente del pueblo ganando altura. Seguimos un sendero muy marcado (ignoraremos posibles desviaciones) que transcurre primero entre sabinas. Tras un primer tramo la pendiente se suaviza considerablemente y entramos en un bosquete bastante cerrado de encina carrasca.

Tras un rato caminando entre las encinas, justo cuando la pendiente desaparece, llegamos a un marcado cruce. En el mismo giramos hacia la derecha entrando en una marcada pista. Ahora caminamos por un paisaje más abierto junto a algunas tierras de labor. En el horizonte es fácil distinguir los perfiles de la cercana sierra de Mamblas y del pico Valdosa.

Minutos después nos incorporamos a un camino que viene por nuestra izquierda, girando de esta manera un poco más hacia el sur. Bordeamos un pinar de repoblación cuando llegamos a una bifurcación. La pista principal continúa por la izquierda. Podríamos seguir la misma y girar hacia la derecha unos centenares de metros más adelante, pero parece más interesante tomar un camino menos marcado que de nuevo se introduce en el carrascal.

Este camino serpentea entre los árboles (tiene algunos tramos algo embarrados que no presentan demasiada dificultad). Tras un rato de caminar por este camino llegamos a un nuevo cruce. En el mismo giramos hacia la izquierda iniciando al poco un claro descenso. Pronto nos incorporamos, girando hacia la derecha, a la pista que habríamos seguido caso de tomar la otra opción. En todo caso estamos en un vallejo que pronto nos conduce hasta Castroceniza, cuya presencia se ve anticipada por otro nogueral.

Una vez entre las casas, hay que tomar la primera calle hacia la derecha y salir del  pueblo por un sendero que bordea una serie de curiosos corrales. No obstante merece la pena dedicar unos instantes para caminar por este pueblo que conserva una arquitectura popular muy interesante. En todo caso al final dejamos atrás el pueblo caminando por el lado derecho del río Mataviejas. De nuevo se observan numerosos nogales, algunos verdaderamente robustos.

Superamos la presa de un antiguo molino mientras vemos al otro lado del río unas naves agrícolas. Tras una zona en la que el valle es aún relativamente ancho ganamos algo de altura mientras que el desfiladero se va estrechando paulatinamente. La configuración del arbolado es clara: a la derecha del valle encinas, a la izquierda sabinas y, en el fondo, los nogales que aprovechan la poca tierra disponible.

Poco a poco van ganando altura y verticalidad los paredones rocosos, en los que se aprecian numerosas oquedades que seguro que son muy adecuadas para las diferentes aves rupícolas. Avanzamos de esta manera por la parte más interesante del desfiladero, siendo fácil localizar al menos a los buitres posados o trazando sus vuelos. Pronto volvemos a ver el perfil de Ura, ubicado bajo una gran peña, llegando al pueblo poco después completando así el recorrido.

Dificultad: Baja

Orientación (sin GPS con track o cartografía): fácil
Belleza: Normal
Tiempo y distancia: 2 horas (7,5  kilómetros)

http://tierrasdeburgos.blogspot.com.es/2014/01/ruta-de-senderismo-desfiladero-del.html

 

Esta entrada fue publicada en Castilla y León y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *