CARMINA BURANA

CARMINA  BURANA  /  KÁRMINA  BURANA

Mientras lees puedes escuchar el  O FORTUNA  de  Carl Orff, bajo la dirección de Enrique Garcia Asensio:
 
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fCMCcTpTEc8]

¿De qué estamos hablando?

 Cármina Burana es un manuscrito encontrado en 1803 en el monasterio benedictino  de Bura Sancti Benedicti (Benediktbeuern) de Baviera, Alemania.

Se trata de una compilación de textos ( 200 poemas) conocidos como Codex Burana o Carmina Burana.

El nombre procede del latín cármĕn o cárminis: ‘canto, cántico o poema’ y burana es el adjetivo gentilicio que indica la procedencia: ‘de Bura’.

Aunque generalmente se encuentra escrito Carmina (sin tilde, como en latín original ) se pronuncia /kármina/.

Por lo tanto, diremos siempre

     CÁRMINA  BURANA

En estos poemas se satirizaba y se criticaba a todas las clases sociales en general, especialmente a las personas que ostentaban el poder en la corona y sobre todo en el clero. Forman una de las colecciones más importante y famosas de la poesía denominada “goliárdica”, cultivada en toda Europa durante los siglos XII y XIII.

El término goliardo se utilizó durante la Edad Media para referirse a cierto tipo de clérigos vagabundos y a los estudiantes pobres que proliferaron en Europa con el auge de la vida urbana y el surgimiento de las universidades en el siglo XIII. La mayor parte de ellos estudiaron en las universidades de Francia, Alemania, Italia e Inglaterra.
No obstante, la figura del goliardo puede rastrearse hasta épocas muy anteriores. Ya en el siglo IV, el Concilio de Nicea condenaba a un cierto tipo de clérigos de vida licenciosa que podrían equipararse al goliardo (Vagans).
 
Los poemas de esta colección “Burana” pueden clasificarse en tres grandes grupos:
1. Poemas “satírico-morales”, que encierran una clara actitud crítica contra la autoridad y sus representantes civiles y eclesiásticos.
2. Poemas “amatorios”.
3. Poemas “potatoria et lusoria”, es decir, canciones de taberna y dados. La taberna se convierte en centro de culto, y en ella se cantan atrevidas parodias de la liturgia y de los oficios divinos, que constituyen, a veces, verdaderas blasfemias.
 

La ópera y su autor

Carl Orff (Múnich, 10 de julio de 1895 — Múnich, 29 de marzo de 1982) fue un compositor alemán del neoclasicismo musical.

Orff estudió en la Königlichen Akademie der Tonkunst (Academia de música de Múnich) ahora llamada Hochschule für Musik und Theater hasta 1914.  Sirvió en el ejército en la Primera guerra mundial durante la cual fue gravemente herido y casi fue muerto durante un bombardeo de artillería cuando se encontraba en una trinchera.

Más adelante, ocupó varios puestos en casas de ópera en Mannheim y Darmstadt, y finalmente volvió a Múnich a proseguir sus estudios musicales.

El trabajo más famoso de Orff, la Carmina Burana. Este trabajo ejemplifica la búsqueda de Orff por un idioma que pueda revelar el elemental poder de la música, permitiendo al oyente experimentar la música como una fuerza primitiva y abrumadora. La poesía de los Goliardos, que no solamente cantaba al amor y al vino, sino que también se burlaba de la clerecía, encajaba perfectamente en el deseo de Orff de crear una obra músical que apelara a la “musicalidad fundamental” que, como él creía, todo ser humano poseía.  A pesar del notable sentimiento “primitivo” de la Carmina Burana, Orff creía que el profundo llamado de la música no era meramente físico.

La relación de Orff con el fascismo alemán y el Partido Nacionalsocialista ha sido materia de un considerable debate y análisis. Su Carmina Burana fue muy popular en la Alemania Nazi.

Orff fue amigo de Kurt Huber, uno de los fundadores del movimiento de resistencia Die Weiße Rose (la Rosa Blanca), que fue condenado a muerte y ejecutado por los Nazis en 1943. Fortuitamente, Orff llamó a Huber a su casa el día anterior al arresto, mientras que la angustiada esposa de Huber le rogaba a Orff que usara sus influencias en ayuda de su esposo, a lo que Orff se negó. Si su amistad con Huber salía a luz, le contaba, el estaría “arruinado”. La esposa de Huber no vio nunca más a Orff. Luego un Orff afligido por la culpa, le escribía una carta a su amigo, implorando su perdón.

Orff se casó cuatro veces, sus parejas fueron, Alice Solscher con la que estuvo casado desde 1920-1925, Alice Willer desde 1939-1953, Luise Rinser desde 1954-1959 y Liselotte Schmitz en 1960. Su única descendencia fue Godela, del primer matrimonio, que nació en 1921. Luego, Orff negó su relación con su hija desconociéndola. “El tenía su vida y eso era todo” .

Puedes consultar el LIBRETO de Carmina Burana en este enlace.

Alguno de los 200 poemas del Carmina Burana

Poema que describe el ambiente de una taberna:

 Cuando estamos en la taberna
nos despreocupamos del mundo,
nos entregamos al juego
y por él siempre sudamos.
La cuestión es ésta: que se pregunte
qué se hace en la taberna
donde el dinero es camarero,
escúchese lo que digo.
 
Unos juegan, otros beben,
otros de forma indiscreta viven.
Pero de los que se dedican a jugar
unos allí pierden su ropa,
otros consiguen vestirse,
otros se visten con saco.
Nadie allí teme a la muerte
y por Baco tientan la suerte.
 
Monedas para la primera copa de vino,
de ella bebe el libertino,
beben la segunda por los cautivos,
despues de éstas la tercera por los vivos,
la cuarta por todos los cristianos,
la quinta por los fieles difuntos,
la sexta por las monjas casquivanas,
la septima por los soldados silvanos,
 
la octava por los frailes perversos,
la novena por los monjes dispersos,
la décima por los navegantes,
la undécima por los discordantes,
La duodécima por los penitentes,
la decimotercera por los los caminantes.
Tanto por el papa como por el rey
beben ya todos sin ley.
 
Beben la dueña y el dueño,
bebe el soldado, bebe el religioso,
bebe el hombre, bebe la mujer,
bebe el siervo con la criada,
bebe el rápido y el lento,
bebe el blanco, bebe el negro
bebe el constante, bebe el vago,
bebe el campesino, bebe el mago.
 
Bebe el pobre y el doliente,
bebe el desterrado y el ignorado,
bebe el joven, bebe el viejo,
beben el prelado y el decano.
Bebe la herrmana, bebe el hermano,
bebe la vieja, bebe la madre,
bebe ella, bebe él,
beben ciento, beben mil.
 
Poco duran seiscientas monedas
cuando se bebe sin moderación.
Beben todos sin final, aunque
beban con mente alegre.
Así nos fastidian todas las gentes
y así seremos pobres.
Que los que nos fastidian se vean
confundidos y no sean tenidos por justos.
 

 Oh, Fortuna

¡Oh, Fortuna,
como la luna,
de condición variable,
siempre creces
o decreces!
La detestable vida
primero embota
y después estimula,
como juego, la agudeza de la mente.
La pobreza y
el poder
los disuelve como al hielo.
Suerte cruel
e inútil,
tú eres una rueda voluble
de mala condición;
vana salud,
siempre disoluble,
cubierta de sombras
y velada
brillas también para mí;
ahora, por el juego
de tu maldad,
llevo la espalda desnuda.
La suerte de la salud
y de la virtud
ahora me es contraria;
los afectos
y las carencias
vienen siempre como cosa impuesta.
En esta hora,
sin demora,
impulsad los latidos del corazón,
el cual, por azar,
hace caer al fuerte;
¡llorad todos conmigo!
 

Yo soy el abad

Yo soy el abad de Cucaña
y mi consejo está formado con los bebedores,
y mi voluntad está con la secta de Decio,
y quien por la mañana me busque en la taberna
después del oficio de vísperas saldrá desnudo,
y así, despojado de su ropa, gritará:
“¡Ay de mí, ay de mí!
¿qué has hecho, suerte de lo más infame?
Los goces de nuestra vida,
todos te los has llevado.”
¡Ja, ja!
 
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *