Camino Real

Camino Real  de las Hoces, Camino de las Harinas, Camino de Reinosa

Bien de Interés Cultural, con categoria de Monumento, desde 2005

Fecha: 2 de Abril de 2011 

Es el único tramo que se conserva del “Camino Real de Reinosa a Santander”, finalizado en 1753 con el fin de sustituir la Calzada Romana. Tenía una longitud de 30 leguas (166 Km) y suponía unas 35 horas de viaje. Se establecieron peajes a cobrar en Reinosa, transitando del orden de 10.000 carros al año.

    

 Este camino atravesaba la provincia de norte a sur, comunicando Santander con Reinosa para facilitar el comercio de lana, harina y otras mercancías a través del puerto de Santander.

Tiene una anchura mínima de 6,5 m. y una longitud de 5 km.

“Se conservan, casi en perfecto estado las diferentes infraestructuras que componían el Camino: piso encachado, mojones, abrevaderos, fuentes, contrafuertes, quitamiedos, etc. Es una ruta muy cómoda y fácil de hacer que permite disfrutar de un espectacular paisaje donde se unen elementos naturales como la profunda garganta excavada por el río Besaya y elementos resultado de la acción del hombre como el propio Camino Real, el ferrocarril y la carretera nacional. También conocido como Camino Viejo, constituye uno de los elementos del patrimonio cultural más relevante de esta zona.”

Nuestro itinerario:

 Partimos de Bárcena de Pie de Concha porque nuestra ruta circular pasaba primero por la Calzada Romana. Al terminar esta, cruzamos el río Besaya y nos acercamos a la iglesia románica del siglo XII, de S.Cosme y S.Damián en Bárcena. Siguiendo el camino llegamos a los carteles que anuncian el Camino Real. A continuación comenzamos la subida. La pendiente, sobre todo al principio es fuerte, caminamos paralelos al río Besaya, entre este y la carretera N-611.

Estamos dentro del desfiladero conocido como Las Hoces. En la ladera contraria vemos la vía del tren con su trazado también paralelo al río y al Camino Real.

Desde lejos vemos la cascada que cae desde lo alto del monte entre la espesa vegetación y muy cerca de ella la tubería doble que desciende del embalse de Mediajo hasta el río, más adelante pasaremos por debajo de ellas.

                   
 

Pasamos la Fuente de la Regata y continuamos el recorrido, siempre subiendo, observando los guardarruedas (piedras de hasta 1 m.) que jalonan el camino cuya misión era evitar que los carros deteriorasen la vía e incluso que se pudieran despeñar.

Nos encontramos con la desviación al Pico Jano, después la mesa de piedra, más adelante el Arroyo de la Jurisdicción (límite de municipios) y por último la Fuente del Rey que conserva inscripciones grabadas.

 Pocos metros después el camino muere bruscamente en la carretera N-611 y tras 1,5 km por el arcén, llegamos a Ventorrillo. En la plaza tienen una gran maqueta topográfica de la zona que nos ayuda a fijar en el espacio (mental) la Calzada Romana y el Camino Real, así como a localizar las poblaciones por las que hemos pasado.

Seguimos el camino hacia Pesquera y nada más pasar por debajo el puente del tren nos encontramos con el Área de interpretación de la calzada. Son 6 o 7 paneles explicando como se construye una calzada, qué hacían los romanos en esta zona, etc. Si te interesa dímelo porque tengo fotografiados los carteles, uno a uno para leer el texto, y no me cuesta nada enviártelos.

Para saber más:

 http://www.vacarizu.es/Cuadernos/Cuaderno_25/El_camino_real.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Camino_de_las_Harinas

http://80.34.38.142:8080/cantabriaeconomica/index.php?envio=noticia&idnoticia=3304

Esta entrada fue publicada en Cantabria, mi tierra y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *