Calzada Romana del Esla, León

Vía Saliámica

Calzada Romana y ruta de carros en el siglo XVIII.

 PR-LE 36 – Camino Real, que une Las Salas, Crémenes, Argovejo, Villayandre y Valdoré.

                           

Subimos desde Valdoré hasta Las Salas por la calzada romana que unia el valle del Esla con Amieva en Asturias, salvando los Picos de Europa por el Oeste, atravesando el valle de Sajambre y el puerto de Veza. 

Tomamos como punto de partida un conjunto de edificios situados en el borde de la carretera Cistierna-Riaño, lugar conocido como Las Ventas de Valdoré.

Es una ruta de 10 km. en dirección Norte en ligera subida. No ofrece ninguna complicación ni dificultad, excepto en época de lluvias.

        

La ruta está muy bien balizada, incluso en los cruces dudosos con otros senderos.

            

El camino transcurre por la margen izquierda del río Esla, siempre paralelo y cercano ascendiendo con suavidad por un denso arbolado de robles, pisando las losas que hace más de dos milenios colocó el ejército romano para acceder a Asturias.

Nos detenemos de cuando en cuando para observar la disposición de las losas de piedra, volando sobre el precipicio, ingeniosamente colocadas como nos hace ver E.Martino, de modo que su forma en triángulo isósceles con la base hacia el exterior aumenta la estabilidad de los carruajes a su paso, ya que el peso de la carga aplicado cobre la parte estrecha de la losa hace que esta parte se hunda mientras que el extremo ancho de la losa, lo que vuela fuera del camino, se levanta someramente.

 Llegamos al Pajar del Diablo donde encontramos un cartel con texto de E.Martino y  S.Sanz. Desde este punto podemos ver el muro de contención y el paso abierto en la roca: La Entrecisa lugar en el que halla otro cartel, también de Martino y Sanz.

      

Discurre la calzada entre robles, avellanos, nogales, álamos, sabinas… dejando ver los afloramientos de caliza de montaña (color gris), cuarcita (color blanco en corte reciente) y caliza Griotte (color rosa).

                       

Una vez superada La Entrecisa, ante nosotros se muestra una extraordinaria vista del valle y del pueblo de Crémenes con el fondo magestuoso de Las Pintas, inmensa mole de caliza gris que supera los 1.900 metros de altura.

Continuamos el camino, ahora descendiendo hasta el nivel del río, bordeando Villayandre, hasta llegar a la ermita de Pereda (1966), lugar que había ocupado el monasterio de San Martín de Pereda (1020) . Desde este punto la calzada nos conduce de nuevo junto al Esla, dejando a nuestra izquierda el sabinar de Crémenes.

Este último tramo se convierte en un paso estrecho y umbrío entre las abruptas laderas de caliza y el cauce del río. Antes de llegar a Las Salas pasamos junto a un refugio de pescadores cuya anécdota es haber albergado a Franco.

La documentación más antigua sobre la calzada es del año 973 donde se la cita como Vía Saliámica.

Eutimio Martino   en “Hombres de Sajambre” 1987  explica como la calzada romana pasó a ser conocida como Camino del almagre y posteriormente  Senda del Arcediano:

“Por Cangas de Onís ascienden al concejo de Amieva, remontan el valle de Antón y coronan el puerto de Veza, balcón del norte sobre Sajambre, siguiendo la calzada romana, la futura Senda del Arcediano”.

“Procedía de la almagrera que el monasterio de San Pedro de Villanueva poseía en Labra (Cangas de Onis) y atravesaba la cordillera por el consiguientemente llamado Camino del almagre, hoy Senda del Arcediano”.

Este tramo de calzada entre Valdoré y Las Salas es el testimonio de la que partiendo del valle del Esla subía hasta  Sajambre y desde aquí, por el puerto de Veza llegaba a Amieva.

Hay quienes conocen este tramo por el nombre de ruta Vadiniense en honor a las tribus que habitaban la zona comprendida entre Mansilla y los Picos de europa en los siglos II a IV de nuestra era.

   

Los trabajos de limpieza, restauración y documentación del tramo que va desde Las Salas a Valdoré  fueron puestos en marcha a través de ayudas del grupo de acción local montaña de Riaño con una inversión de 80.000 euros.

Por último, no seria justo cerrar este capítulo sin agradecer a Promonumenta el trabajo que ha realizado manteniendo la ruta libre de ramas y arbustos, desde Valdoré hasta La Entrecisa, de forma que ahora podamos disfrutar de un cómodo paseo a través de ella.

Esta entrada fue publicada en Castilla y León y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *